viernes, 17 de febrero de 2017

Carolina Massola


Carolina Massola (CABA), Planetaria, Modesto Rimba, Buenos Aires, 2016.




























Existe un río de materia estelar
entre galaxias y puentes
soles atados entre sí
en constante gravitación
en brazos giratorios
derraman estrellas

el Universo      indiferente
cae
se aleja de sí








Tal vez
veamos caer desde lo alto
una constelación de estrellas
y con ella
todo el Universo que concebimos
se hunda por fin en la tempestad de la vida
colisione
se haga añicos
humo    polvo

Y nosotros con él








aquí
en este lugar abandonado
lo único que nos mantiene erguidos
es esta batalla contra la gravedad








Lo vertical llama a la herida
y aunque no hay centro de gravedad que me retenga
persisto indiferente como la piedra








Todo lo que nos separa de la luz:

un tránsito
una ocultación
el temor antiguo
de un Dios








¿Por qué migran las estrellas?
¿De dónde les nace ese instinto?
¿Buscan inventar un destino donde permanecer?

o
sencillamente esas migraciones estelares acontecen
por algo más que iluminar
como única certeza en esta noche espiralada.








existe esa bondad de incendiarse a sí mismo
en cada Sol
por alumbrar un tiempo remoto
ese delirio de girar con una constancia enfermiza
acompaña el gravitar de sus mundos

en todos
crece la vida en lo que agoniza


























domingo, 12 de febrero de 2017

Mónica Rosenblum


Mónica Rosenblum (CABA), La cuestión del pellejo, Alto Pogo, Buenos Aires, 2016.





















preguntas frecuentes para caín


I


[…] Caín se mostró muy resentido y agachó la cabeza.
El Señor le dijo: “¿Por qué estás resentido y tienes la
cabeza baja?
Si obras bien podrás mantenerla erguida; si obras
mal, el pecado está agazapado a la puerta y te acecha,
pero tú debes dominarlo”.
GENESIS 4:5-7 Santa Biblia, Versión Reina-Valera, 1960


¿fue un arrebato o lo fuiste saboreando?
¿o las dos cosas?

¿la fuiste acopiando
grano por grano?
sí, a veces
desborda
la roja
retumban las sienes
bombean las razones
en cuenta irregresiva
y las advertencias
pasan de largo
como pasa el tren
al árbol flaquito
desborda la roja
y la lengua
tan seca
entonces las manos
se ponen a decir

¿fue así,
Caín?


Caín dijo a su hermano Abel: “Salgamos al campo”.
Y cuando estuvieron en el campo, se abalanzó sobre
su hermano y lo mató.
Gn 4:8


¿así pijama rayado
y medio dormido
te siguió Abel?

hay una confianza
un no dudar
cuando alguien
cercano
nos dice vení
o vení mirá
y vamos detrás
esperando algo

o nada especial
vamos sin dudar
distraídos tal vez
pensando en otra cosa
a veces
ni siquiera intrigados
vamos porque
nos dijo vení,
y vení alcanza para ir detrás
puede tratarse de algo importante
de algo pequeño
de algo para uno
o para el otro
simplemente vamos
por quien nos convoca


Caín dijo a su hermano Abel: “Vamos afuera”.
Gn 4:8 Biblia de Jerusalén, Versión 1976


¿cómo es vamos?
¿cuál hilo
hilacha
cuál lazo
cuál nosotros?

¿vamos juntos?
¿vamos vos y yo
afuera
a matarte?
¿matar es afuera, Caín?
¿por qué?
¿por lejos, por solos
por los padres
por la serpiente
por la manzana
por los gusanos?
¿es eso?

¿dudaste, Caín?

ah, cómo querríamos
cuánto querríamos
saber de tu previa

¿a qué ritmo caminabas?
cada paso asentaba
el sello
en la tierra
derecha sí
izquierda voy a hacerlo
sívoyahacerlosívoyahacerlo
¿fue así, Caín?

¿de niños
armabas tus torres
y Abel te las demolía?
¿las hilvanabas
hasta el cielo
y de un soplido
te las derribaba?
¿es eso?
¿a babel
jugaban?
¿te voy a matar
le premonizabas?
¿miraban el cielo?
¿por repartija
de estrellas
peleaban?
¿y esa noche?
¿o fue de día?
¿miraste el cielo?
¿lo viste?
¿Abel miró?
¿miró?
¿qué miró?
¿volviste tu cara
para ver la suya?
¿dónde guardaste
su dejarse hacer
su dejarte hacer?
¿y en qué preciso lugar
decidiste detener
la marcha?
¿ya lo habías marcado?
¿o se te detuvo?

mudo
nudo
de una trama
suprema
¿trampa?
¿lo ves así, Caín?

a veces duele
menos
ser objeto
que sujeto

¿sujetaste a Abel?
¿se sujetó de vos?
¿cómo pasaste
de vamos a voy?
¿cómo te miró él
cuando lo supo?
¿cuándo lo supo?

¿y los cuerpos?
¿los cuerpos juntos?
 tantas veces
los cuerpos hermanos
¿y entonces?
¿y aquella vez?
¿se desprendió?
¿pudiste desprenderlo
cuando se desprendió?
¿o todavía?

¿y entonces?

¿cómo lo llevás, Caín?













viernes, 10 de febrero de 2017

Fernando Ayala




Fernando Ayala (San Justo, Buenos Aires), Tanto amor plateado, Barnacle, Buenos Aires, 2017.


















Sabueso 

¿Cuánto es todo por delante? 
Dijo un pez de aguas profundas, 
¿Hacia dónde? Dijo el Hombre. 
Cuando estoy sensible, me duele la belleza 
Nada puedes hacer, vida 
Las cosas que se llenan con deseos 
Son huérfanas de alma 
La razón de vivir apremia y no puedo 
Olvidarla. Un esbozo de mí. Gangrena. 
Un espacio tenue adolece el músculo. 
El corazón es un pulmón perdido, 
Sangre en la boca.  
¡Qué injuria! 
Se muerde seca, en un nudo 
Que late, en la garganta. 
¿Qué sentir de las cosas, me dará pausa? 
¿Qué forma inútil se acercará? 
Los ojos agudos se empañan sin sangre,  
Las lágrimas no desvían su curso 
Y como torpes inertes se suicidan en masa. 
Lo sembrado se disuelve en el mundo 
Como una mala broma.
Sobre este cuerpo, 

Oyendo esa voz que me abraza. 










Flores químicas 

Mantenerse enfermo para ahuyentar 
El cólera, para evitar la fiebre, 
La gripe, el dolor y el miedo. 
Soluciones florales químicas 
Inversiones de subsuelo 
Elogio de locura instruida, 
Perfectas palabras con razón 
Placeres griegos de esquina 
Romances sórdidos en alta voz 
Las flores químicas 
Las entrañas del pasado quemándose 
En la hoguera histérica de los nervios 
Los ánimos, se llenan de nubes, 
Por el piso flotante. 
Las flores químicas secando bocas 
El camino de los cien metros 
Lleno de vallas, de líneas 
Blancas, que sirven de guías 
Rectas, hacia el fin. 
Ojos brújulas, ojos brujos 
Que mueren, para reencarnar 
En las almas que dejan piedad. 
Las flores químicas sueñan  
Con la tierra; sufren mano de hombre 
Se ríen del hombre que las mata 
Porque él mismo se asesina,
Anuncia sin remordimientos 
La muerte del hombre por el hombre. 



















martes, 7 de febrero de 2017

Alba Murúa



Alba Murúa, Lejos del Paraíso, Piedra al cielo, Gregorio de Laferrere, 2015.






















Destino II


Se quiebra 
la tarde
hueso
roto.
Engañan los trinos
o esa tibieza
que ahoga.
Rueda una pelota,
ríen 
los que no saben
que 
pronto
serán
alcanzados.













Lejos del Paraíso
con su brújula de duda y extravío,
sólo el camino de las sonatas, 
la luna que en el claro y 
el frágil cuerpo de Lavandera
que domina el mundo
desde la avenida en sombras.

En las ventanas que se iluminan
me asomo gimiendo.
Junto a vos, el Purgatorio
encarna.

Titilan gritos.
La roja serpiente del deseo 
sube por la fachada del Barolo.























lunes, 6 de febrero de 2017

Silvana Franzetti



Silvana Franzetti, Notas al pie, Periódica Ediciones, Buenos Aires, 2016.


















Amalia insiste, se pregunta cómo es vivir en Gan Gan.
Servicio de colectivos una vez por semana
según el destino y la época del año.
Por la radio transmiten los mensajes cuatro veces al día*

un hospital, un juzgado de paz, una escuela
un cementerio, una usina.
Irse de esta comodidad, aunque es lo mismo
ella siempre vuelve sobre sus pasos: en un sentido o en otro
da mil vueltas al desierto.




* LU Radio Chubut comunica con una nueva edición del mensajero rural. Muy buenas tardes. Es la hora trece, un minuto. La temperatura en la ciudad de Trelew es de veinticuatro grados, ocho décimas. El viento sopla del Este-Sudeste a sesenta y cinco kilómetros por hora, con ráfagas que alcanzan los ochenta y cuatro kilómetros por hora. El cielo está parcialmente nublado y la visibilidad es buena. Este es el primer comunicado de la presente edición.
Para Nelson, en Puesto de Piedra, se le comunica que no anda la antena de Paso de Indios, la están arreglando. Trate de insistir todos los días.












Bajan los recuerdos, miro a través de sus pliegues.
Así llegaría a un pasado remoto, caería en la trampa*
del alimento congelado: inscripta la fecha de su ingreso
a la cadena de frío, pareciera que ya no necesita nada.
¿Cómo decir, entonces, todo esto?
Bajan los recuerdos, miro esta tarde
a través de películas transparentes de otras tardes.
Esta tarde se borra
o se muestra en el borde de una y otra imagen. 





* Para el señor Cecilio Aguirre, en zona de Pampa de Agnia, se le comunica que mañana a primera hora estará la jaula en esa. Firma este mensaje: Paulino.













El anuncio de partida es más que la ocasión de hacer un viaje por el desierto.* Se ve el cielo, la luz le da más relieve a las cosas; el horizonte, una línea quebrada regularmente por la meseta. Acá no hay alrededor, no hay circunferencia, habría que detenerse en las imágenes que no fueron grabadas. El paisaje no está disponible, no estuve en los hechos y una de cada cien descripciones muestra algo a través de lo que dice.





* Para Esmildo Ñanco, en Las Golondrinas, su nieta le comunica que viaja mañana a la hora veintiuna y treinta, llega aproximadamente a la una o dos de la madrugada. Ruega ser esperada. 













La duda que precede al viaje se parece, como una mata a otra, al vendaval. * Quizás por la tendencia a moverse que le da su forma de ovillo. Al costado, extendida, sin puntas, apenas transpuesta por el viento, la meseta. Siempre es después cuando me doy cuenta de que estuve en ese lugar.





* Para Miguel Valdés, en zona de Los Altares, se le pide que retire la encomienda en estación de servicio El vendaval. Se ruega a quien escuche este mensaje, se lo haga saber al interesado.

































miércoles, 1 de febrero de 2017

Ignacio Di Tullio




Ignacio Di Tullio (CABA), Famiglia, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2016.

















REPUBBLICA ITALIANA
Passaporto per l' estero
7 Genn. 1950

El padre de mi padre me mira fijo desde la fotografía
Manovale, cruzó el océano
capaz de arrancar orejas con los dientes.
Quiso desgarrar, fornicar, comer tierra
nunca aprendió a hablar.
Sé de las trompadas en las orejas
y ahora a mi padre le falta oído
para algunas preguntas.
¿Cómo será vivir en la fotografía, descargando golpes en la cabeza?
Yo debería poder decir nonno
Mi padre, hablar de vos.
Tiene tu nombre empozado en una mano.
Cada vez que lográs escapar de las fotos
la cierra.






Mi padre elige frutas en el mercado

Mi padre elige frutas en el mercado.
Detiene el coche camino al trabajo
para bajar a tocarlas.
Desoye las recomendaciones del vendedor:
sus manos sabias bien educadas
prescinden de consejos
saben que se someten a una cuestión moral.
Presiona con los dedos la piel de un durazno
verifica la blandura de su carne.
Después pesa una pera en el hueco de su palma.
Con la otra mano envuelve una ciruela
y se adueña del mundo.
También su padre elegía las frutas camino al trabajo.
Entraba con mi padre y sin decir palabra
sostenía una fruta en cada mano
lo educaba en el ejercicio de la duda.
Era una escolástica muda y presencial.
Las frutas maduras siempre son las más dulces:
Ahora es mi padre quien deja caer el proverbio.
No me mira al hablar. Piensa en voz alta
y espera que lo tome
si quiero.






La nuez

Casi al ras del suelo
todos los hombres que yo no era
miraban tu nuez subir y bajar
a cada trago.
Cuando me alzabas en brazos
estudiaba el recorrido del hueso irregular
que sobresalía de tu garganta
como de la piel de un reptil.
Atrapaba la nuez con el índice y el pulgar
y me entretenía obstruyendo su trayecto
hasta que te atragantaras de risa.
Creía que el hueso
cabía en el hueco de una mano.
Soñaba que un golpe podía partir ese fruto
y en su interior, la lágrima seca que duerme
en el corazón de los duraznos.






Preguntas

¿Quién es este hombre cuando me descubro en su sombra?
Anoche entró por la ventana y parado detrás de mí
otea lo que escribo.
¿Qué vino a buscar a este suburbio?
Camina encorvado como sus antepasados
dice que llegó niño en un barco
que rehusó a ser un tonto y trabajó
y trabajó para escapar del gusano del hambre.
Cuando le tocó cortar el bacalao se creyó inmortal.
Lo vi con mis ojos arreglar cosas
sin sacarse el cigarrillo de la boca.
Nunca le retaceó cara a mi beso, pero hoy me mira
como si le hubiese faltado tiempo.
¿Por qué?
Me visita de viejo blando. Somos
como animales de distinta especie.
¿Quién es?
¿Qué quiere?



















martes, 31 de enero de 2017

Marcelo Gobbo



Marcelo Gobbo (Buenos Aires/Neuquén), El repliegue, El suri porfiado, 2015.



















8

Para la embarazada
dos disparos
delante del marido

uno en la panza
dos pájaros de un tiro
el otro en la sien

pero qué hizo
imbécil
no le dio tiempo al zurdito a abrir la boca

pero qué hizo
tagarna
no sabe que no somos abortistas

eso va contra
la tradición la familia
la e-co-no-mí-a

contra las sobremesas
y después
si no se para

bastaba con violarla hasta cansarnos
si estaba fuerte la mina
a pesar del bombo

o acaso es puto usté.







10

Mi abuelo Carlos
suplantó a Brahms y a Scheherezade
por el mate cocido y las galletas
en el segundo recreo del secundario

él sí
sabía nutrirme

mi abuela lo evitaba
y él siempre la miraba extraviado
entre el embeleso y la calentura
como hacemos todos

los varones
enamorados

también tenía
una estufa de cuarzo junto al escritorio
y una úlcera en la pierna
a la que había que curar con azúcar

siempre supe
que murió de amor y tristeza.